Museo de Montserrat

Montserrat perdió la mayoría de su patrimonio durante la Guerra Napoleónica. Pero desde la restauración del Monasterio (1844), el Museo ha reunido un valioso conjunto de objetos artísticos.

Donaciones particulares, de los propios artistas, y la sensibilidad de los monjes lo han hecho posible.

El Museo, que está dividido en diferentes secciones organizadas, de manera didáctica, ofrece la posibilidad de realizar visitas comentadas.

Arqueología del Oriente Bíblico

La arqueología del Oriente Bíblico está representada por un conjunto muy importante de piezas relacionadas con los países de la Biblia (Mesopotamia, Egipto, Chipre y Palestina). La recopilación de estos objetos es fruto de la actividad del monje Ubach (muerto en 1960), iniciador de los estudios bíblicos de Montserrat, y de sus discípulos. El Museo, además de las piezas más importantes que están permanentemente expuestas, tiene un fondo que se va alternando periódicamente para mostrarlo a los visitantes y estudiosos.
De la cultura de Mesopotamia, cabe destacar las numerosas tablillas cuneiformes en lenguas acádica, hitita y sumeria que van del 3400 a.C. hasta el 600 a.C; un numeroso conjunto de cilindros de piedra, con sus huellas que testimonian los diferentes períodos de la historia mesopotámica.
De Egipto, hay que remarcar el conjunto de objetos funerarios antiguos, entre los cuales destacan la momia de época tardía de una mujer de 25 años, dos sarcófagos, vasos canopes, estatuillas y amuletos.
Por lo que se refiere a objetos procedentes de Palestina, hay que destacar las cerámicas de las diversas épocas bíblicas -alguna del 4000 a.C.-, monedas, estatuas de divinidades griegas y cananeas, vasos de cristal romano y bizantino, una copiosa colección de lámparas, etc. Es notable también la colección de cerámica chipriota, con piezas del siglo XX a.C. y posteriores.

Pintura antigua

La collección de pintura antigua va desde los siglos XIII al XVIII, con un fondo importante en el cual están representados autores como Berruguete, Morales, el Greco, Bonfigli, A. de Salerno, Marco Pino, Caravaggio, Luca Giordano y Tiepolo; una buena parte de estas pinturas fue adquirida en Italia entre 1914 y 1920, en tiempo del abad Antoni M. Marcet. La pintura catalana y castellana están representadas por unas tablas de los siglos XV i XVI.

Nigra Sum

El Museo ofrece también una exposición permanente sobre la historia de la Imagen de la Virgen a fin de facilitar a los peregrinos y a los visitantes en general el conocimiento de la evolución que a lo largo de la historia ha tenido la Imagen de Santa María venerada en Montserrat. Esta exposición lleva el nombre de Nigra sum, es decir, "soy negra" en referencia al texto del libro del Cantar de los cantares 1,5 que dice: "soy negra y bonita" expresiones que son propias a la Imagen de Nuestra Señora de Montserrat, tanto en el sentido plástico como en el simbólico o teológico. La exposición muestra la evolución de la rica iconografía que se ha desarrollado a lo largo de las diversas çépocas, desde el siglo XII hasta 1947, cuando la Imagen fue instalada en el trono del Camarín. Hay esculturas, pinturas (Joan A. Ricci, c. 1639; Olga Sacharoff, 1947, entre otros), dibujos grabados (algunos de 1499), medallas, etc.

PhosHilaron

Colección de Iconos.
Son 160 iconos bizantinas i eslavas, provinentes de una colección particular cedida por cuatro años.
Phos Hilaron son dos palabras griegas que tienen derivaciones también en las lenguas latinas (phos, photos: lluz, fotografía, fotocopia; y hilaron: risueño, risueña, hilaridad, hacer reir).En realidad, es un canto muy típico de las Iglésias Orientales que los saben y lo cantan millones de personas en sus lenguas nativas. Este título quiere expresar la substancia que esta exposición de iconos, en la cual la luz, la que viene de los iconos, y la lluz ambiental, dorada, típicamente bizantina, que tiene el ambiente expositivo, juegan un papel determinante.

Imágenes

Caravaggio

Caravaggio

Orfebrería

La orfebrería, está representada en el Museo montserratino por una serie de objetos litúrgicos (cálices, patenas, vinajeras, coronas, custodias, pectorales, etc.) que van del siglo XV al XX y que muestran la evolución de las técnicas y de los estilos artísticos. Son dignos de mención la corona y el cetro -piezas de rica ornamentación- que el pueblo catalán ofreció a la Virgen en 1881 al ser proclamada patrona de Cataluña; las vinajeras y el cáliz barrocos de oro esmaltado que el emperador Fernando III de Austria regaló a Montserrat en agradecimiento por la victoria obtenida sobre Gustavo Adolfo de Suecia; y el relicario de cristal de roca que en 1605 ofreció a la Virgen el Duque de Mantua y Montferrat, Vicente de Gonzaga.

Pintura y Esculturas modernas

La sección de pintura y escultura modernas reúne una muestra muy representativa de los autores catalanes que trabajaron entre mediados del siglo XIX y mediados del sigo XX. El núcleo inicial, expuesto a partir de 1982 está constituido por obras de la Colección Josep Sala y Ardiz con figuras como Martí Alsina, Vayreda, Gimeno, Rusiñol, Casas, Nonell, Mir, Anglada Camarasa, Picasso y Dalí. Unos años más tarde, se añadió la Colección Xavier Busquets con una representación de la pintura impresionista francesa, con obras de MOnet, Sisley, Degas, Pissarro, Rouault y Poliakoff. La sección se completa con obras de otros artistas como Singer Sargent, Sorolla, Julio Romero de Torres y Zuloaga. Los autores representades hacen que el Museo de Montserrat tenga una de las mejores pinacotecas de Cataluaña en lo que respecta a la pintura modernista catalana y a los impresionistas franceses.